Diferencias entre un jamón de cebo, recebo y bellota

Para que un jamón sea “Ibérico”  debe haber sido criado en libertad, en dehesas arboladas en la Península Ibérica, y tiene que tener un 50% de pureza mínima de esta raza. En caso contrario se llamará “jamón serrano”.

El cerdo Ibérico descendiente de Sus Mediterraneus y está adaptado a las difíciles condiciones medio ambientales de la dehesa. Se pueden distinguir tres localizaciones fundamentales de los sistemas de producción y elaboración del cerdo Ibérico:  suroeste de la Comunidad de Castilla-León, Comunidad de Extremadura y norte y suroeste de la Comunidad de Andalucía. Hablamos de una raza con un singular régimen de crianza y alimentación, y que ha encontrado en la dehesa peninsular un ecosistema ideal para su pastoreo.

La textura, el aroma y el sabor poco salado de este jamón es lo que lo hace diferente a otros.

Las características del Jamón Ibérico son las siguentes:

- La pata fina y sin pelos
- La pezuña oscura
- La grasa blanda
- El peso de la pata entre 6 y 7,5 kg
- Curación entre 20 y 28 meses
- Al cortar el jamón se deben observar unas vetas blancas de grasa producidas por las bellotas ingeridas por el cerdo.

Existen distintos tipos de jamón ibérico dependiendo de la cantidad de bellota que el animal haya comido:

- Jamón Ibérico de Bellota: es el jamón de mayor calidad de todos. El animal ha sido criado en la dehesa a base de pastos frescos y bellotas hasta su sacrificio. Debe tener una curación mínima de 24 meses pudiendo llegar a 48 si la pieza es grande.

- Jamón Ibérico de Cebo de Campo: es un tipo bastante nuevo. Se trata de los cerdos que han sido alimentados al aire libre en las dehesas, pero cuya alimentación ha consistido en cereales y leguminosas.

- Jamón Ibérico de Recebo: por este jamón entendemos aquel que se extrae del cerdo alimentando de forma mixta con leguminosos, cereales y pastos naturales.

- Jamón Ibérico de Cebo: este tipo de cerdo ha sido alimentado con piensos de cereales y leguminosas en un cebadero. El engorde de este tipo de cerdo al no hacer ejercicio es más rápido.

Entre algunos de los beneficios saludables del Jamón Ibérico podemos encontrar:
- Bajo nivel de sal que aumenta la jugosidad, aroma y sabor
- Grasas insaturadas que no elevan el colesterol
- Recomendado en dietas de adelgazamiento, ya que 100 gr apenas aportan 185 calorías
- Vitamina B1 y B6, rico en proteínas, saludable para el sistema nervioso y también mejora el buen funcionamiento del cerebro
- Carne rica en grasas y minerales como por ejemplo el cobre. Esencial para huesos, cartílagos, hierro y fósforo
- Su cantidad de ácido oléico ayuda a combatir enfermedades cardiovasculares.
En nuestra tienda puede encontrar productos da alta calidad de La Jabugueña, fabricantes de productos del cerdo Ibérico con más de 40 años de experiencia en el sector porcino. Los jamones, paletillas y embutidos Ibéricos gozan de una insuperable calidad gracias a un factor que los diferencia de la mayoría, el control total del proceso.

Dejar un comentario