La fruta en otoño

Aunque las frutas veraniegas tienen mayor fama debido a su variedad, las frutas de otoño tienen, en su mayoría, propiedades beneficiosas que preparan el cuerpo para afrontar con mayor energía el frío del invierno, reforzando el sistema inmunológico. Terminó el verano y consigo llegó el otoño y la maduración de determinadas frutas. Es uno de los meses con más variedad de frutas, es un paraíso para las frutas, sobretodo para la naranja, las mandarinas, las manzanas, la pera, el plátano, la uva que la podemos encontrar todo el año, aunque su temporada natural es el otoño, la piña y el limón.

La mayoría de estas frutas se pueden adquirir todo el año en cualquier frutería o supermercado pero el otoño es el mes por excelencia para ellas, sobretodo para las naranjas, ya que de octubre hasta abril es cuando mejor se pueden comprar. Es uno de los cítricos más comunes y tiene un alto contenido en vitamina C que ayuda a las defensas. Son un buen antioxidante y ayudan a quemar grasas. Las mandarinas son tanto de otoño como de invierno. Su mejor época va de septiembre hasta marzo.

A parte de las naranjas y las mandarinas, sin embargo no hay que olvidarse de la granada. La fruta propia del otoño y el invierno. Esta fruta, rica en agua y potasio, se convierte en la fruta indicada para mejorar la retención de líquidos y seguir un plan de adelgazamiento. A su vez, es nuestra gran aliada para combatir sustancias nocivas y reducir el riesgo de enfermedades. Además posee un bajo contenido calórico debido a que su mayor componente es el agua y, en lo que se refiere a otros nutrientes, destaca su aporte mineral de potasio.

Dejar un comentario