c446b7a0346c84428d37d176fab7b9eb.jpg

Carne

Desde el punto de vista nutricional la carne es una fuente habitual de proteínas, grasas y minerales en la dieta. De todos los alimentos que se obtienen de los animales y plantas, la carne es el que mayores valoraciones y apreciaciones alcanza en los mercados.

 
La carne procede del tejido muscular de los animales de abasto, es decir, de los que se consideran adecuados para su consumo y que han sido sometidos a condiciones higiénicas controladas.  Para disponer de carne es necesario criar de forma adecuada los animales y sacrificarlos en mataderos adecuados. Tras el sacrificio y la manipulación higiénica de los animales y sus canales, se obtiene la carne, un producto que procede de la maduración del músculo.
 
El consumo de carnes no sólo suministra gran cantidad de proteína imprescindible para el cuerpo, sino que ésta se acompaña de aminoácidos esenciales necesarios. El 20% de la carne es pura proteína. Estas sustancias son indispensables para el crecimiento, las defensas y la regeneración de los tejidos.
 
En resumen, las carnes, todas, son una buena fuente de proteínas, hierro y vitaminas del grupo B. Esta fuente no debe ser exclusiva, lo ideal es alternar el consumo de carne con otros alimentos: frutas, legumbres, verdura, pescado, para tener una dieta saludable. No elimine de su dieta ningún alimento, puesto que todos son beneficiosos si se toman con moderación. La variedad es la clave para que su alimentación sea equilibrada y racional.

ver productos